Maternidad

El cólico del lactante

Los temidos cólicos, una de esas cosas a las que esperamos no tener que enfrentarnos cuando vamos a ser padres. A nosotros nos tocó sufrirlo por partida doble y en este post me gustaría explicar un poquito lo que son, que se puede hacer para aliviarlos y sobre todo recomendar toneladas de paciencia, porque aunque en esos momentos no lo parezca, hay luz al final del túnel.

¿Que son los cólicos?

Es normal que los bebes lloren cuando tienen hambre, sueño… Pero en el caso de los cólicos, hablamos de un trastorno que se caracteriza por un llanto intenso y prolongado que en muchas ocasiones dura más de 3 horas al día y se repite más de 3 días a la semana. Se conocen también como cólicos del primer trimestre porque suelen aparecer hacía los 15 días de vida y se pueden prolongar hasta los 4 meses.

La incidencia de bebes que sufren estos cólicos es de aproximadamente un 20% , lo que lo convierte en un trastorno bastante común. No es grave, pero desde luego es muy frustrante para los padres y muy incómodo para los pobre bebes que lo padecen.

En nuestro caso: Los cólicos aparecían entre las 19:00 y las 20:00, y podían prolongarse hasta bien entrada la noche. Los tenían todos los días, creo recordar tener algún día de descanso de cólicos con uno de ellos, pero fue solo un día.

Causas

No se conoce la causa exacta. Puede tratarse principalmente de inmadurez en el sistema digestivo (esto fue lo que nos comentaron a nosotros) y por ello es por lo que una vez maduro, sobre los 3-4 meses, los cólicos desaparecen espontáneamente.

Otras posibles causas de los cólicos:

-Dificultad para expulsar gases.

-Estreñimiento.

-Alergia a la leche de vaca.

-Intolerancia a la lactosa.

-Factores psicológicos (cambios habituales en la rutina, condiciones estresantes, excesiva estimulación…)

En nuestro caso: Nos inclinamos por la inmadurez del sistema digestivo, a la que podemos añadir dificultad para expulsar los gases y mucho estreñimiento. Aunque creo que todo ello iba de la mano y que ambas cosas se debían a la propia inmadurez, porque al desaparecer los cólicos desapareció también lo de más.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza principalmente descartando otras posibles causas fisiológicas del llanto del bebé (infecciones, hernias, traumatismos, reflujo…). Normalmente no es necesaria ninguna prueba diagnóstica, con un examen físico normal y si el bebé está cogiendo peso con normalidad será suficiente.

Tratamiento

Tampoco hay tratamiento específico debido a la gran variedad de posibles causas. Y dado que es un trastorno benigno que desaparece por sí solo no más allá de los 4 meses, lo que más se recomienda es armarse de paciencia.

-En el caso de lactancia materna, recomiendan modificar la dieta de la madre o asesorarse en lo referente a las diferentes posturas en las que dar el pecho, para evitar en lo posible la ingesta de aire del bebé durante la succión.

-En el caso de lactancia artificial, recomiendan cambiar de marca, utilizar biberones anticólicos…

-Algunos pediatras recetan “reuteri” que es un probiótico y antidiarréico, pero no está demostrada su eficacia por lo que hay pediatras que lo recomiendan y otros que no.

-Los masajes también se recomiendan, tanto para el alivio de los gases, ayudar a que hagan de vientre, como para calmar el dolor. Muchos pediatras y enfermeras en la propia consulta muestran a los padres como hacerlos.

En nuestro caso: Nuestra pediatra no era muy partidaria de darles nada para los cólicos y decidió tratarles el estreñimiento con eupeptina (que les ayudó mucho). Nos mostraron como hacerles masajes que les ayudaran a expulsar gases y aunque les ayudaban mucho en su cometido, no eliminaron los cólicos. Y por último tratamos de cambiar de biberones y de marca de leche, pero no solo no fue bien, fue mucho peor el remedio que la enfermedad.


Photo by Pixabay on Pexels.com

Nuestra experiencia

Resumiendo un poco, creo que es cierto que los cólicos vienen dados por una inmadurez del sistema digestivo porque por mucho que hicimos para tratar de evitarlos o apaciguarlos, no hubo manera. Pero fue cumplir los 3 meses y medio y desaparecieron como por arte de magia.

Las dos cosas que más les aliviaba cuando estaban en pleno cólico eran: los masajes con los que eliminaban muchos gases y estar con la tripita pegada a nosotros, imaginamos que por el calorcito.

Sé que en esos momentos flaquean las fuerzas, aflora la frustración y da la sensación de que esa pesadilla durará para siempre, pero me gustaría decir a los padres que estén ahora pasando por esto, que se armen de toda la paciencia que tengan y sepan que todo pasará.

¿Vosotros sufristeis los cólicos?, ¿cómo fue vuestra experiencia?

¡Gracias por leerme!

2 comentarios en “El cólico del lactante”

Responder a biandbisite Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s