Colaboraciones

Los padres actuales

¡Un saludo a todos! Para comenzar, quiero agradecer a Paloma que me deje un rinconcito en su blog para darle vida a este post. Siendo autor de posts sobre paternidad, hoy os dejo uno sobre los padres actuales, un tema interesante si echamos la mirada atrás. De esta forma, entenderemos cómo madres y padres hemos dado la vuelta a la tortilla. A mí, podréis encontrarme en Tus brazos, mi columpio.

¿De dónde venimos?

Para entender cómo ha cambiado la sociedad y el rol que tiene y ha tenido cada uno, nos fijaremos en hace poco más de treinta años (Puede parecer lejano, pero se trata solamente de una generación). Tal vez en las ciudades ya fuera diferente, pero, al menos donde yo vivía, el papel del padre era trabajar y el de la madre consistía en llevar la casa y cuidar los niños. Ya había madres trabajadoras, pero tampoco era un gran número. Y, muchas otras, dejaban su trabajo para dedicarse a su casa y a sus futuros hijos tras contraer matrimonio.

¿Qué ha ido cambiando?

Es la sociedad quien hace que todo evolucione. Ahora, las decisiones son consensuadas. Ninguna opinión vale más que otra por venir de un miembro de la pareja o de otro. Si hombre y mujer trabajan, ya nos paramos a pensar quién de los dos debería dejar el trabajo o reducir la jornada laboral en caso de tener que hacerlo para conciliar vida familiar y laboral. Ya no se hace de forma automática eligiendo a la mujer. Desde hace unos años, valoramos la situación de cada uno y, quien peor esté en el ámbito laboral, será quien abandone el puesto. Y ocurrirá si el afectado quiere, ya que la última decisión es suya.

Nuevos roles de padre en la actualidad

Y de la siguiente forma hemos cambiado: voy a contaros cómo son los nuevos padres con dos ejemplos. Se trata de un amigo y de mí.

Comencemos por mi amigo. Al llegar su primera hija, su esposa y él trabajaban en un mismo negocio en el que hay que pasar largas y numerosas horas, siendo ella la dueña y él trabajando como asalariado. La decisión fue rápida y clara: ella se acogió a su baja maternal cuando llegó su hora y él siguió trabajando igual. Tras el parto, el redujo su jornada para conciliar su vida familiar y contrataron a otra persona para cubrir las horas que él estaba fuera de su puesto. Actualmente, ella sigue regentando el negocio habiéndose apretado las manillas un poco más y mi amigo es amo de casa. Hace todas las labores del hogar, como limpiar, fregar, hacer la compra… y se encarga de cuidar a la niña, llevarla a la guardería, pasear con ella, etc. Es su nuevo trabajo y ambos están encantados con la decisión.

Ahora, hablaremos de mí. Mi pareja y yo trabajamos, pero no tenemos unos empleos de ensueño, pese a habernos comido los libros para sacar las carreras hace años. La situación en su trabajo se volvió complicada y, tras hablarlo, decidió que la mejor opción para ella sería aprobar unas oposiciones de categoría A, las más duras. Esto implica casi total dedicación al estudio, por lo que ha reducido su jornada y está volviendo a comer libros. Yo, por mi parte, sigo con mi trabajo y llevo la mayoría de las labores del hogar, parecido al caso mi amigo. Con respecto a mi hijo, yo soy quien se encarga de pasar la mayor parte del tiempo con él.

Padres de antes VS padres actuales

A diario, salgo a pasear con mi niño, jugamos en casa y en el parque, visitamos a los abuelos, leemos cuentos, dibujamos… y, cada cierto tiempo, intento enseñarle algo nuevo para que aprenda cosas que aprendería en la guardería, ya que él no asiste al centro.

Sí, caigo rendido tras pasar el día. Pero es mi rol como padre actual. Creo que los padres actuales estamos mucho más implicados en la crianza de nuestros niños. No es que queramos participar, eso es como decir que “ayudamos” en las tareas del hogar, sino que queremos ser responsables de esa crianza. Lejos quedó la figura del padre que llega del trabajo y se sienta en el sillón a ver la televisión mientras la madre sigue trabajando y aún tiene que bañar a los niños.

No me gustaría ser un padre de los de antes, no podría soportar la idea de no pasar tiempo con mi hijo ni implicarme en su crianza. Si quieres conocer mi día a día, te invito a hacerlo en Tus brazos, mi columpio.

¿Te sientes identificado/a con los padres actuales? ¿Qué piensas sobre los cambios transcurridos de una generación a otra?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s